El fenómeno Bruno Groening - Película documental

En el año 1949 un nombre era el titular de la portada de los medios: Bruno Gröning. Los periodicos imprimen ediciones especiales, la radio y el telediario informan sobre ello. Nace una película de cine. Siempre donde él aparece, aparecen cientos de personas de todos los lados que se dirigen hacial él. Groening se convierte en un acontecimiento a nivel mundial.

El fenómeno Bruno Groeningplay

El fenómeno de la sanación - Película documental

Las sanaciones siguen sucediendo. En los años 50 y debido a varias sanaciones excepcionales acontecidas, Bruno Groening empezó a estar en las primeras páginas de los periódicos. Cuando en 1959 murió, muchos creyeron que el fenómeno también terminaría, sin embargo, no fue así, ya que hoy en día personas de todos los continentes siguen agradeciendo a Bruno Groening por las sanaciones y ayudas recibidas.

  • La película documental en 3 partes
    (98/92/102/ en total 292 minutos)
  • Entrada libre
    Para donar de forma voluntaria

El fenómeno de la sanaciónplay

¿Cuándo y dónde?

film1 icon = El fenómeno Bruno Groening
film2 icon = El fenómeno de la sanación
film1&2 icon = Ambas películas

Otras fuentes

 

 

 

 

 

Contactar

E-mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida por el spam. Para poder visualizar parte de su contenido, tiene que estar activo el JavaScript.
Por favor, envíenos un email. Debe rellenar todos los campos con (*)

Datos de contacto

El circulo de amigos de Bruno Groening

Haidauer Strasse 6
DE-93107 Thalmassing
Tel.: +49 (0) 9453-998626
Fax: +49 (0) 9453-996593
E-mail: Formulario de contacto


Asociación responsable:

Kreis für natürliche Lebenshilfe e.V.

reconocido como un servicio sin ánimo de lucro y con finalidades caritativas

Bornschlade 38
DE-53797 Lohmar
Tel.: +49 (0) 2242-901199
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida por el spam. Para poder visualizar parte de su contenido, tiene que estar activo el JavaScript.

Número de registro: Siegburg VR 1843
Junta directiva: Dieter Häusler, Helga List

La vida de Bruno Groening

En1949, empezó a correr de boca en boca el nombre de Bruno Groening. La prensa, la radio y las revistas sacaban el tema continuamente, se hablaba de todo lo sucedido y del famoso “Doctor Milagroso”, nombre con el le solía llamar la joven republica. Cuando se grabó la película, tanto las comisiones científicas como las autoridades y hasta los más altos gremios estuvieron pendientes de ello. El ministro social de nordrheinwestfälische hizo que Bruno Groening fuera perseguido por haber violado la ley de los naturópatas. En contraste, el presidente de Baviera declaró que una aparición tan poco frecuente como la de Bruno Groening no debería ser cuestionada. El ministro del interior de Baviera definía su actuación como la de una “acción al amor libre”

En todas las clases sociales se discutía acaloradamente sobre el tema, llegando incluso hasta los estratos del clero, médicos, periodistas, jueces, políticos y psicólogos: Todos hablaban de Bruno Groening. Para algunos, sus sanaciones era un regalo divino proveniente de una fuerza superior, sin embargo para otros era pura charlatanería. A pesar de todo, la autenticidad de las sanaciones fue comprobada medicamente.
Bruno Groening nació en Danzig en 1906. Después de la guerra, emigró a la parte oeste de Alemania, en donde era un simple trabajador que tuvo distintos tipos de empleo; trabajó como carpintero, obrero de fábrica, ayudante en el puerto, cartero y electricista. Un buen día, de repente, se convirtió en el punto principal de interés de orden púbico. La noticia de sus sanaciones milagrosas se extendió por todo el mundo. De todos los países venían enfermos y llegaban cartas con peticiones y ofertas. Diez mil personas en busca de sanación iban al sitio donde él se encontraba, produciéndose una revolución en el mundo de la medicina.
Sin embargo, también había personas en contra de él: Médicos de mucha influencia, funcionarios de la iglesia y antiguos ayudantes hicieron todo lo posible para evitar que Bruno Groening siguiera actuando. Fue perseguido por decretos que le prohibían sanar, también le pusieron pleitos. Todos los esfuerzos por hacer las cosas de una manera correcta se desvanecieron. En su contra estaban ciertas personas con influencia en la sociedad y también aquellos antiguos ayudantes que intentaban sacar provecho de la situación. Cuando Bruno Groening murió en París en 1959, todavía estaba abierto el último caso contra él. El juicio no tuvo lugar, nunca fue juzgado por última vez, quedando con ello muchas cuestiones sin responder.

Sanaciones de aquel entonces

El doctor Phil. A. Kaul escribió en 1949 un folleto sobre lo sucedido en Herford.

Aquí algunos fragmentos:
" Entre algunas de las personas en busca de sanación, que en la noche del 17 al 18 de junio de 1949 se encontraban en la casa de la plaza de Wilhelm n° 7, había también ingleses, los cuales habían oído hablar de la fama de Groening. Un médico alemán se presentó en seguida con tres de sus pacientes: un joven con tuberculosis en los pulmones y huesos y con parálisis en la pierna izquierda, un muchacho paralítico y una chica joven con dolores de cabeza crónicos y nerviosos.
Groening no da ningún diagnóstico. Al muchacho enfermo con tuberculosis le dice cara a cara que tiene que poner atención a los huesos de su pierna izquierda, ‘¿Qué nota ahora?’ ‘Una corriente caliente rodea mi cuerpo.’ ‘¿Y ahora?’ ‘Tengo un hormigueo en la pierna izquierda.’ ‘¿Puede poner la pierna tan alta como yo?’ Groening se lo demuestra levantando su pierna vendada hasta la altura de la tripa. El muchacho duda „¡Usted lo puede hacer igual que yo!” Sin hacer mucho esfuerzo, pone la pierna del enfermo, que antes estaba tiesa, en la postura requerida. Atónito, mirando su pierna y al médico exclama ‘¿Es esto posible?, ¡puedo mover mi pierna!’ ‘Se sanará, pero esto, sucederá despacio. ¡Escríbame! Y dirigiéndose al médico le dijo: ‘¡Manténgame al corriente!’
El joven paralítico que estaba sentado con las dos muletas al lado de su madre: ‘Muchacho, ¡levántate!” La madre, estremeciéndose, exclama: ‘No puede levantarse, ¡está paralítico!’ Groening vuelve la cabeza y dice ‘No debe decir eso!’ le contesta a la madre de una forma algo dura.‘¡Se está agarrando a la enfermedad de su hijo! ¡Hijo mío, levántate, puedes hacerlo!” Con coloretes en su cara tísica, con la boca temblando y con lágrimas en los ojos, ven conmovidas muchas personas que se encuentran en la misma habitación, como el niño se levanta del sillón, poniéndose de pie, sin ayuda y sin sus muletas. ‘¡Y ahora, ven hacia mi!’ Con pasos inseguros va hacia Bruno Groening, el cual le da la mano mirándolo fijamente a los ojos. Cariñosamente, Bruno acaricia la piel del niño, enviándole hacia su madre de vuelta.: ‘Despacio, sigue haciendo ejercicio, pero no te exijas mucho, las piernas están todavía muy débiles! Cuando vuelvas para casa, vuelve a coger las muletas, aunque dentro de poco las tendrás que tirar!’ Ver los ojos felices del niño y a una madre feliz, es el mejor agradecimiento.
La chica joven con los dolores crónicos de cabeza se sanó, antes de que Groening hablara con ella. No, ella ya no tiene mas dolores. ‘¿Quiere volver a tenerlos?’‚¡No, no, por Dios no!’, exclamó.
¿Y el médico? Ha estado observando todos estos sucesos. Dándole la mano a Groening y diciendo: ‘Sr. Groening, estoy a su entera disposición, ¡me rindo ante usted!’

En 1949, el señor Dr. Kurt Trampler escribió un libro sobre lo sucedido en Rosenheimer Traberhof

Aquí algunos fragmentos:
"En la noche del 5 al 6 de setiembre, un médico llevó al señor Karl Sch a su casa, declarando de una forma acalorada, que los ciegos en la plaza del Traberhof habían recobrado la visión. El señor Sch. tenía la siguiente confirmación de la clínica universitaria de Múnich , datada en el año 1949 y en la cual decía: ‘El paciente Karl Sch. nacido el 24-08-1914, tiene en el ojo derecho un temblor, una cicatriz en la cornea y una catarata de nacimiento. Calidad de vista 1/20. No tiene visión en el ojo izquierdo. Es por ello, que el paciente está prácticamente ciego. Su incapacidad para trabajar es de un 125%. El Sr. Sch. necesita estar en compañía de alguien. Firmado Dr. E. Walser, médico jefe’ Este hombre ciego, era el que estaba en la plaza situada en las cercanías de Bremen, lugar en el que Gröning enviaba sus ondas curativas por aquel entonces. Con suma conmoción, este hombre describió, que de repente tuvo la sensación de que algo estaba pasando en su ojo y que al poco rato, empezó a ver la cabeza de un caballo con una luz de color azul neón, hasta que el final, todo su entorno salió de la oscuridad y pudo empezar a ver todo con claridad. Una primera revisión médica llevada a cabo por el Dr. Zetti, confirmó la recuperación de su visión. Al día siguiente, me lleve al Sr. Sch. a dar una vuelta en coche por Múnich. Ya en la autovía, me iba describiendo que vehículos veía a varios metros de distancia, así como lo que había al lado derecho e izquierdo de la autovía, desde el campanario de la iglesia más cercana hasta la montaña más lejana. (...) Le pregunte que había hecho para recibir la sanación. Me dijo que había rezado y esperado. (...)
Cuando Gröning llega para devolver la vista a un ciego, entonces, tienen lugar escenas realmente conmovedoras. En los casos en los que la vista es devuelta de pronto, las personas se encuentran completamente felices y asombradas del increíble cambio de su destino. Según me dijo Gröning, a las personas que eran ciegas de nacimiento, se les debía explicar primero como eran las apariencias del mundo.

Anny Freiin Ebner de Eschenbach guardó un escrito de 1950/1951, en el cual se relatan diferentes acontecimientos sucedidos junto a Bruno Groening en Gräfelfing en una casa de huéspedes en Weikersheim

Aquí algunos fragmentos:
„Un día, una mujer joven con cara triste y preocupada, estaba sentada en la segunda fila junto a una chica de unos nueve años. Cuando Gröning le preguntó a la mujer: `Pues, mamita, ¿Qué siente usted?´, ella contestó: `¡Desgraciadamente no siento nada, Sr. Groening!’
`Sí, mamita, no mire hacia el pasado, el susto aún está en sus huesos, primero ha de soltarlo. Fue durante un bombardeo, estaba en una especie de casita en la huerta, cuando fue sacada de entre los escombros estando en su octavo mes de embarazo. Cuando la salvaron, nació su hija ciega. ¿Verdad?’
Con sorpresa, contestó la señora: ‘¡Si, exactamente!’
Bruno Gröning dijo: `Ahora le pido que no vuelva a pensar más en este horrible suceso, crea en la ayuda divina y pida. No ha de traer a su hija cada vez que venga, es suficiente con que la madre tenga una fuerte fe´
La mujer volvió ocho días después, pero a preocupación en su cara ya no estaba, era como si hubiera rejuvenecido algunos años. Cuando Gröning la preguntó, ella respondió: `Sí, hoy un calor recorre mi cuerpo, me siento libre y contenta´. `Pues mamita, siga así, que pronto llegará el momento'
Una semana más tarde, la mujer volvió de nuevo y en pleno discurso Bruno Gröning se acercó a ella diciéndole: `Mamita, el jueves a las 17.20 h de la tarde coja a su hija y llévela a un cuarto oscuro, ese día, volverá a ver y puesto que nunca ha visto ni la forma ni el color de las cosas, podría asustarse y este susto podría enfermarla, ¡así que adáptela poco a poco a todo su entorno!´
Como este caso me interesó especialmente, estuve haciendo algunas averiguaciones y mas tarde pude saber, que todo había sucedido tal cual y como él lo había dicho. Pasados unos años, volví a preguntarle a Bruno Gröning por esta niña y supe que podía ver de una forma completamente normal, como si nunca antes hubiera estado ciega.
Una vez, vi a una mujer joven y muy pálida que iba en una silla de ruedas. Durante la conferencia perdió el conocimiento, parecía que estaba muerta. Bruno Gröning únicamente la miró y calmó a la audiencia preocupada, sobre todo al hombre que estaba junto a ella. En menos de media hora, la mujer se despertó y se estiró, esta vez tenía las mejillas rojas. Fue entonces, cuando se levantó de la silla de ruedas, acercándose sorprendida a Gröning con pasos inseguros y con una expresión radiante en la cara. `Qué bien señora, cuando uno puede volver a andar con sus propias piernas y el corazón vuelve a latir en su compás normal. Ahora no empiece a recuperar los años perdidos, recupérese gradualmente´. Cuando la mujer quiso agradecerle, Gröning dijo:
`¡Dele las gracias a Dios, yo sólo soy su pequeño ayudante, ahora puede darse cuenta de que es una verdadera hija de Dios!´
El hombre que la había traído se levantó, diciendo con voz conmovida: `Sr. Gröning, soy su marido y su médico. Para mí, mi mujer era un caso incurable, incluso aun habiéndolo intentado todo. Pero ella sólo tenía el deseo de venir a verle a usted. Estaba convencido de que moriría en el viaje hacia aquí, porque estaba tan enferma del corazón, que con cada movimiento que hacía su vida corría peligro. ¡Estoy tan sorprendido de este milagro, que todavía no puedo ni creérmelo!´
Llorando de felicidad, el hombre empujó la silla de ruedas vacía hacia afuera, se sentó con su mujer en un par de sillas normales y estuvo escuchando la conferencia durante dos horas. De vez en cuando miraba a su mujer con cara intrigante, como si tuviera que acostumbrarse poco a poco a ver a su mujer sana y feliz.
En el fondo de la sala solían sentarse los sordos a los que Gröning solía preguntar con voz suave: `Si hablo tan fuerte, ¿me escuchan ustedes?´ Contestaban: `Sí, si habla fuerte, oímos cada palabra, en mi cabeza hay un chirrido y un silbido´. Todos se reían porque sabían que Gröning había hablado sin alzar la voz´

Del primer pensamiento a la película terminada

Después de que se terminó la película del “Apóstol Milagroso” en 1993 y habiéndose estrenado, se empezó con la preparación para una nueva película, un proyecto todavía más laborioso: Una película sobre la enseñanza de Bruno Groening.
Durante el año 1994 se estuvo investigando y preparando todo lo necesario. Se vio el material que contenía el archivo y se examinaron los testimonios de los testigos, recopilándose cada vez más datos y hechos
En febrero de 1995 todo comenzó a funcionar, empezando con ello un viaje al pasado que seguía las huellas del fenómeno. Se hicieron más de 80 entrevistas a diferentes testigos. Para el rodaje de la película, se buscaron los sitios originales desde Danzig hasta Paris. Algunas escenas fueron rodadas en estos lugares y otras se cogieron de los archivos. Para ello, se utilizaron cientos de fotos y documentos.. Las últimas entrevistas se rodaron a principios del año 2000 y los últimos documentos datan del 2002.
Un suceso digno de destacar fue „la escena de Traberhof“ en Mayo de 1997 con más de 2000 protagonistas. Fueron necesarias largas semanas para su preparación. Se tuvo que buscar a los protagonistas, así como también ciento de trajes y equipos técnicos. Tuvo que constituirse el equipo de rodaje.
Muy entrada la mañana llegaron los primeros protagonistas. Aunque se iba a rodar después del anochecer, con bastante antelación llegaron cientos de coches y docenas de autobuses, llenándose poco a poco la plaza de Traberhof. El lugar elegido fue una granja en las cercanías de Rosenheim, ya que este lugar cumplía con los requisitos necesarios, porque era parecido al lugar original de Traberhof en 1949.
El equipo cinematográfico constaba de más de 70 personas encargadas del maquillaje, la peluquería, el vestuario, el atrezo, las luces, etc. Tan pronto como oscureció, se empezó con el rodaje, ya que a primeras horas del amanecer debía estar todo listo. De repente, dejó de funcionar el alternador y más tarde hubo dificultades con la cámara. Todo aquello que fue necesario reemplazar, fue recogido en Múnich.
A pesar de todas las dificultades, al poco de la salida del sol, ya estaba todo listo y recogido. A las 6 de la mañana, en donde poco tiempo antes habían estado 2000 personas acampadas, estaba todo como nuevo, sin dejar rastro de lo que había sucedido la noche anterior.
Se filmaron un total de 70 horas. De alguna forma, se tenía que asegurar que todo aquel material fuera visto. Pero ahora había que resumirlo y cortarlo. Al principio, la idea era la de producir una película de tan sólo dos horas, pero pronto se vio claro, que la vida de Bruno Groening no se podía poner en tan sólo una película. Fue por ello, por lo que se necesitaron tres películas de un total de casi cinco horas de duración.

Un tema no habitual, una película no habitual, un formato no habitual.

El fenómeno Bruno Groening

Contenido de la película

Bruno Groening (1906 – 1959) fue conocido a nivel mundial en el año 1949, gracias al innumerable número de sanaciones por el camino espiritual que tuvieron lugar. Esto ocurrió, cuando empezó a hacerse publico todo lo acontecido, ya que cada vez acudían en masa más y más personas en busca de ayuda.

Algunos de los jefes médicos de la administración médica no querían aceptarlo, así que consiguieron de las autoridades locales una prohibición para sanar, acusándole de sobrepasar las leyes de naturopatía. Sin embargo, esta prohibición era ilegal, porque él nunca había tratado a nadie desde el punto de vista médico. A pesar de todo esto, fue perseguido durante toda su vida por la justicia con esta acusación.

Él cumplió con su misión, empujado por la compasión y su desinteresado amor hacia los demás, hasta el día de su muerte. En la película, aparecen unos 50 testigos que cuentan su experiencia personal con él.

Voces de los espectadores

Jana P., Bad Bevensen

El 5 de octubre vi la película e incluso hoy, días después, todavía sigo muy impresionada y conmovida sobre la historia de Bruno Groening. La película transmite grandes ideas morales, ricos y pobres sin diferencia social, poniendo al hombre como un ser humano de honestidad,... Estoy fascinada por el señor Groening, por todas las personas a quienes ayudó y a aquellos que fueron simpáticos con él...Lo considero de un gran valor y espero que su enseñanza siempre esté ahí.

Tina S., Potsdam

La película ha conseguido que la persona de Bruno Groening me llegue de una forma muy cercana,...Me llamó especialmente la atención su amor incondicional hacia todos los seres humanos. También me resulta de especial interés la falta de ego relativa a su propia persona. A menudo tenía un hormigueo en el cuerpo, así que después necesité un poco de tiempo para “aclararme”. Para mí, la película fue muy intensa desde el punto de vista energético. Además: Todo mi respeto para el “productor” de la película.

Walther K. Viena

… lo que más me gustó fue que se mostró a Bruno Groening de una forma compasiva y amorosa. Al final, es el amor de Dios el que cura todas las heridas. Pude de sentir de una forma muy clara esta corriente de amor sanadora.

Marion N., Munich

Es una película impresionante que muestra, como a través de la unión con Dios se pueden sanar muchas personas. Dios es la vida, - Dios es el amor. Dios es el poder de reconocerse a si mismo. Es indignante la lucha que se hizo contra Bruno Groening, ya que él solamente quería lo bueno.

Regina G., Wollbach

La película nos ha gustado e impresionado mucho. Tanto las fotos como las declaraciones de los periódicos eran muy claras. El tiempo se nos pasó volando mientras la veíamos. Nos estremecimos al ver, como los medios usaban sus poderes para dañar a Bruno Groening.

Karola K., Berlin

La película de Bruno Groening me ha impresionado profundamente, es un ejemplo que muestra el polo opuesto a lo material, el dar y el recibir de otra forma. Ha sido una gran ayuda para mis pacientes.

Ferdinand T., Munich

En el cine de Maxim en Múnich vivimos momentos muy emocionantes, a pesar de la larga duración de la película. Para mi, con 52 años de edad, ha sido muy interesante ver una historia de aquel entonces, ya que naturalmente, no tenía ningún recuerdo sobre aquello. De todas maneras, considero que la película tiene un mensaje muy significativo y de un gran valor, por lo que estaré bastante tiempo pensando en ella. Me hubiera gustado saber más sobre las relaciones personales que tenía Bruno Groening. La combinación entre la documentación, las escenas de la película y las declaraciones de los testigos, me ha llamado mucho la atención y pienso que ha hecho que la película sea entretenida y con mucha vida.

Dorothe a N., Siegen

Es una película impresionante, en la que me replanteé mi forma de pensar acerca de Bruno Groening (92 años). En cualquier caso, merece la pena verla.

Lucas W., Viena

Tanto la película como el destino de Bruno Groening me han conmovido profundamente. La película es de una calidad excelente, en la que la realidad habla por si misma.

Roswitha S., Viena

Nunca hubiera ido a verla, si hubiese sabido de antemano que la película constaba de 3 partes, ya que no puedo estar sentada durante largo tiempo. Es por ello, por lo que estoy muy sorprendida de no haber tenido ni dolores de espalda, ni de haber sentido agotamiento. La acogida de algo “grande” me ha fortalecido....

Luise R., Munich

Son escenas impresionantes, que están hechas con mucha delicadeza y cariño – es una buena producción – a través de la película, uno podía sentirse más cerca de Bruno Groening – reforzó mi convicción, de que él, es un gran sanador.

Miriam V., Viena

Me informaron previamente, así que tomé una postura abierta durante el transcurso de la película. En verdad, a lo largo de todo el tiempo pude notar un hormigueo en las manos, después, en todo el cuerpo. Note unos dolores que tiraban en algunas partes de mi cuerpo y tuve el sentimiento de como si mi cuerpo entrara en equilibrio. Tengo escoliosis en ambos lados del cuerpo, es por ello, por lo que tuve dolores en la columna vertebral. Pero ahora, ya no más. Ver esta película, me impresiono verdaderamente. Sigo dejando fluir por mi cuerpo esta energía sanadora...Siempre recomendaría esta película.

El fenómeno de la sanación

Contenido de la película

En su primer encuentro con Bruno Groening, la señora Grete Haeusler (1922 – 2007) recibió de una forma espontanea la sanación de tres padecimientos, catalogados hasta entonces como incurables. Su agradecimiento y amor hacia los demás era tan grande, que en 1979 creó el círculo de amigos de Bruno Groening, al cual estuvo dedicada hasta el día de su muerte, para que todas las personas pudieran conocer a nivel mundial la enseñanza de Bruno Groening, así como experimentar la Heilstrom divina. Cada vez mas interesados encuentran su lugar dentro del círculo de amigos, a través de recomendaciones, charlas informativas o incluso a través de profundas oraciones a Dios.

"El fenómeno de la sanación" - Es una película que muestra, como hoy en día muchas personas de todo el mundo experimentan increíbles sanaciones. Los médicos del grupo médico científico del circulo de amigos comentan las sanaciones y hablan sobre su experiencia. El circulo de amigos también cuenta con otras actividades notables.

Todo esto, es realizado por 13.000 honoríficos ayudantes y por las donaciones voluntarias de los amigos, nadie gana con ello.